El Turismo Comunitario en Nicaragua es el tema de este artículo de Tracy Johnson. Como informa Tracy, un enfoque sostenible y hacia el turismo comunitario en el norte de Nicaragua ha ayudado a las comunidades locales a hacer frente a la crisis del café.

El auge del turismo comunitario en Nicaragua

Mientras que el mundo temía por una posible crisis Y2K, el cambio de milenio marcaría un problema mucho más grave para los agricultores del norte de Nicaragua. El año 2000 vio el comienzo de una crisis del café que causó la pobreza generalizada y el desempleo en un país que previamente ya iba a la deriva, cuyos efectos aún se dejan sentir en nuestros días. Al no poder depender de sus cultivos como medio de vida, las comunidades rurales han ido virando hacia el turismo para llenar los estómagos de sus familias y ofrecer una vida mejor a las generaciones futuras.

Estas comunidades, con la ayuda de las organizaciones y los operadores turísticos que operan en la región, están liderando el movimiento hacia el turismo sostenible en la comunidad en Nicaragua y el posicionamiento del Norte del país como epicentro del ecoturismo en América Central.

La crisis del café

Cafe - turismo comunitario Nicaragua
Granos de café – Credit: Tracy Johnson

En cuanto el milenio llegó a su fin, los precios mundiales del café se desplomaron debido al aumento de la producción en países como Vietnam e Indonesia. Los precios del café pasaron de $140 por libra en 1999 a sólo $50 por libra en 2001. Con un coste promedio de producción de $83 por libra, muchos agricultores no podían permitirse ni siquiera el lujo de recolectar sus cosechas.

El dolor causado por la crisis del café se sufrió en toda América Central. Pero, en el norte de Nicaragua, en las regiones de Matagalpa y Jinotega – donde la mayoría de las 45.000 granjas producían a pequeña escala el 80% de la cosecha anual del país – los resultados fueron devastadores. Mientras la crisis amenazaba muchas granjas, fueron los más de 400.000 trabajadores del café -que no poseían tierras- los que más sintieron el peso de la devastación. La pobreza y el hambre aumentaban. Familias enteras llenaban las carreteras hacia Managua pidiendo comida, ropa y atención médica, formando pequeños barrios pobres en las carreteras y en los parques a lo largo del camino.

Con la expansión del desempleo, la región ya no podía permitirse el lujo de ofrecer servicios sociales básicos. Las fluctuaciones de la crisis se hicieron sentir en todo el país, ya que los bancos cerraron por el impago de la deuda cafetera y las consecuencias de sus malas inversiones.

Si avanzamos hasta el presente, mientras lo peor de la crisis ya ha pasado, los precios del café siguen siendo más bajos que en el pasado debido a la constante sobreproducción. Para empeorar las cosas, en 2012, un brote de roya golpeó América Central y resultó en una disminución del 20% de la producción y el despido del 17% de los trabajadores de las regiones cafeteras. Todavía hoy está causando daños generalizados en las granjas en el norte de Nicaragua.

Resurgir de las cenizas: Turismo Comunitario en Nicaragua

Destino norte Nicaragua - Turismo comunitario Nicaragua
Norte de Nicaragua. Credit: Tracy Johnson

Una vez más, los productores y los trabajadores del café se ven obligados a buscar formas alternativas para mantener a sus familias. Pero en lugar de salir a las calles para reclamar su medio de vida, muchos han recurrido al turismo comunitario para complementar sus ingresos.

Mientras el volcano boarding, el surf y la arquitectura colonial han dado firmeza a Nicaragua para formar parte de la ruta turística de Centroamérica, el turismo comunitario es el reclamo del Norte a la fama.

Organizaciones como UCA (La Unión de Cooperativas Agrícolas) han formado cooperativas agrícolas en la región para ayudar a fortalecer la producción, los derechos de los trabajadores, el comercio justo, las prácticas agrícolas sostenibles y la promoción del turismo a pequeña escala. Ellos han trabajado con las comunidades locales para enseñarles técnicas de guía, inglés, preparación higiénica de los alimentos e incluso les han ayudado a convertir habitaciones libres en alojamiento para huéspedes.

Algunas cooperativas se remontan a la década de 1940 y miembros de la comunidad han tenido que superar políticas conservadoras, conflictos industriales e incluso una guerra civil. La diversificación en lo que ellos llaman agro-ecoturismo ha ayudado a asegurar su posición en décadas y se está reavivando el sentido de autosuficiencia y la iniciativa empresarial, que originalmente la convirtieron en una región próspera. Los últimos años han visto incluso la creación de cooperativas de mujeres, tales como la Cooperativa El Privilegio en la comunidad de El Roblar.

Ahora, esparcidas por las montañas alrededor de Matagalpa, Jinotega y Estelí, hay comunidades que ofrecen excursiones, talleres, oportunidades para voluntarios, estancias en familia e intercambios culturales. Ellos ofrecen a los turistas la oportunidad de experimentar la vida rural en la rica región verde del norte, de aprender sobre agricultura sostenible y prácticas de comercio justo, así como de explorar un paraíso templado de montañas y cascadas.

Los guías son miembros de la comunidad, algunos de tan sólo 17 años, están bien capacitados profesionalmente y, ante todo, están apasionados. Los tours ofrecen a los huéspedes una perspectiva de primera mano de los que la mayoría de viajes comerciales carecen, al tiempo que proporcionan importantes fuentes alternativas de ingresos a las familias locales.

Ejemplo de Turismo Comunitario en Nicaragua: La Corona

Turismo comunitario Nicargua - Cafe La Corona
Trabajador en la plantación de café La Corona: Credit: UCA San Ramon

Un gran ejemplo es la comunidad de La Corona fuera de Matagalpa. Esta comunidad y sus 64 miembros, de la Cooperativa de Café Orgánico, han abierto sus puertas a los turistas compartiendo su comida, sus casas, su naturaleza y su riqueza de conocimientos.

Los huéspedes pueden alojarse en casas de familias, limpias y cómodas, o en uno de los dos albergues construidos en la comunidad por tan sólo $ 15 o $ 20 por persona, incluyendo 3 comidas caseras.

Las actividades incluyen caminatas a las cascadas cercanas, clases de cocina, visitas de agricultura sostenible e incluso un curso de medicina natural.

Sin embargo, La Corona es sólo una de las muchas iniciativas de turismo comunitario que ayudan a impulsar la reactivación económica en el norte. Otros incluyen: La Pita, La Reina, El Roblar, El Chile, La Garnacha, El Trentino, Miraflor Reserve

También hay varios operadores turísticos que trabajan con estas comunidades: Matagalpa Tours, Tours Nativos, The Tree Huggers,…

Para saber más…

Para saber más sobre Turismo Comunitario in el Norte de Nicaragua, visite: UCA San Ramon, UCA Miraflor y UCA Soppexcca


Acerca de Tracy Johnson

Tracy Turismo Sostenible YaCriada en un pequeño pueblo de Ohio, después de obtener la Licenciatura en Periodismo y Español de la Universidad de Nueva York, Tracy ha pasado la última década viviendo en 12 países y viajando por muchos más. A lo largo del camino, completó una Maestría en Administración de Empresas en Turismo ESERP Business School de Barcelona y alcanzó fluidez en español y sueco.

Ha trabajado en varias posiciones dentro de la industria de viajes, incluyendo dos años en la Sociedad Sueca de Ecoturismo, y ha palpado de primera mano la necesidad de incorporar más prácticas sostenibles en la industria del turismo con el fin de convertirla en una fuerza para la conservación y el desarrollo económico no destructivo.


Traducido por nuestra colaboradora Gemma Sagué.

Destino Nicaragua: Cómo el Turismo Comunitario Contrarrestó la Crisis del Café
Share: