Experta Anna Pollock, fundadora de Viaje Consciente

Fieles a nuestra misión de conectar pensadores, influyentes y agentes del turismo sostenible, la entrevista a un experto de hoy la llevamos a cabo con Anna Pollock, fundadora del sitio web y el movimiento sobre el Conscious Travel (Viaje Consciente). Las opiniones de Anna Pollock sobre el futuro del turismo (sostenible) son una llamada de atención quizá incómoda para algunos oídos, pero con todo inevitable.

Aprende sobre:

  • Por qué la mayoría de las acciones filantrópicas fallan;
  • Por qué el turismo en muchos lugares todavía no sirve como fuerza para el bien común;
  • Los problemas principales del sistema turístico actual;
  • Por qué el turismo de masas también tiene sus puntos positivos;
  • El objetivo principal de la iniciativa Conscious Travel.

Anna, ¿cuándo y dónde empezó su viaje de turismo sostenible?; ¿cuándo descubrió su pasión por la sostenibilidad?

Pasé mi infancia en Sussex, Inglaterra, con la libertad de poder vagar por las colinas y los valles, donde me sentí muy cerca de la naturaleza. Estudié Geografía en la Universidad de Londres en la década de 1970 cuando Thomas Kuhn, Paul Ehrlich y Ernest Shumacher (Small is beautiful – Lo pequeño es hermoso–) estaban escribiendo sus obras y Limits to Growth (Los límites del crecimiento) se publicó por primera vez. Durante la Navidad 1968, vi en televisión la primera imagen en perspectiva de la Tierra y, seis meses más tarde, en un viaje de investigación de geografía, mis compañeros y yo pudimos observar el primer aterrizaje lunar.

Como estudiantes pensamos que un gran cambio en la conciencia global surgiría como resultado de esa nueva perspectiva. Me quedé profundamente impresionada, y se me encendió esta pasión por entender por qué la humanidad se estaba comportando de manera que podría ser autodestructiva en última instancia.

¿Cómo era su visión del turismo sostenible y responsable cuando comenzó su carrera profesional?

Mi carrera en el turismo comenzó en 1974 en la Colombia Británica, Canadá, cuando el turismo había sido identificado como una “fuente económica”. Como estudiosa he tenido la oportunidad de llevar a cabo gran parte de la investigación fundamental en apoyo de su desarrollo. Canadá es un país grande y relativamente vacío, por lo que se prestó poca atención a los límites de aquel entonces.

Fundacion Icarus CanadaA finales de 1980, se estaban planteando cuestiones relativas al conflicto de recursos y se me solicitó apoyar el caso de la gran cuenca del río Tatshenshini-Alsek, que podía verse afectado negativamente por la construcción de una mina a cielo abierto. Ese proyecto me puso de nuevo los pies en el suelo, por así decirlo, y reavivó mi interés en cuestiones como la “capacidad de carga”.

Unos años más tarde, experimentamos la llegada y expansión drástica de Internet, y pasé la siguiente década a explorar el poder de la comunicación digital para informar, persuadir y palpar la realidad. Mi interés y compromiso volvieron a encenderse en 2007 gracias a Al Gore, y escribí el papel de Tourism & Climate Change (Cambio Climático y Turismo), formé la Fundación Ícaro y, como facilitadora formé el Simposio Be the Change (Sé el cambio) desarrollado por la Alianza Pachamama.

¿Su visión del turismo sostenible ha cambiado desde entonces?

Más bien ha evolucionado, que no cambiado. Al igual que muchos, empecé con un enfoque hacia de problema único – la capacidad de carga y la protección de recursos – y supuse que si cambiábamos el comportamiento podríamos vivir en equilibrio. Ahora, veo que al “hacer” sólo le puede seguir un cambio más profundo: el “ver” (la forma en que percibimos cómo funciona la naturaleza) y el “ser” (la forma, como individuos y comunidades, reconocemos aquello a lo que le damos valor), a la vez que llevamos a la superficie los valores y creencias que han dado lugar a un desequilibrio ecológico y social generalizado.

Si bien apoyo 100% las acciones filantrópicas y de sostenibilidad, la mayoría de ellas están siendo introducidas en un sistema que tiene defectos estructurales y hasta que los reparemos, podemos seguir “sintiéndonos bien haciendo algo”, pero de esta forma sólo vamos a ralentizar -no detener- nuestra actual caída al abismo (ruptura sistémica).

El modelo dominante de turismo global se basa principalmente en un modelo de consumo, la producción industrial que ve los lugares y personas como recursos (inputs) para ser explotados por y para los que tienen el capital, para adquirir derechos de propiedad y desarrollo. No se le está pidiendo a la “industria” (inversores y propietarios) que paguen el coste completo de los “factores externos” y a pesar de las aportaciones positivas – empleos, divisas, e incluso de conservación – muy poco se ha hecho para demostrar el impacto neto positivo del turismo en las comunidades de destino.

No estoy diciendo que el turismo no es o no pueda ser una fuerza para el bien en muchos lugares, pero el ser conscientes de esta ambición y el poder mantenerla va a requerir de mucho más trabajo duro del que se está haciendo en este momento.

¿Cuáles son sus principales puntos de vista como profesional del turismo sostenible?

El turismo está integrado fundamentalmente en un sistema económico y social muy amplio que, en los últimos años, ha confundido medios con finalidades. Una economía debe existir para servir al bien común: el desarrollo de sus órganos y el bienestar de toda la sociedad. Pero debido a que no nos hemos responsabilizado de los costes ecológicos, sociales y personales asociados al sistema actual, “más” puede tener resultados muy negativos, muchos de los cuales se incrementan con el tiempo.

El modelo actual, desplegado por el turismo y la hostelería convencionales, depende del aumento de volumen para su supervivencia. Prácticamente todas las agencias de marketing de destinos consideran que su papel se centra en el aumento del número y gasto de los visitantes, y para ello cientos de millones de libras se gastan para estimular y dirigir la demanda. Sin embargo, los errores sistémicos también aceleran y se extienden con este crecimiento en el tiempo, lo que socava su capacidad de recuperación y su viabilidad a largo plazo.

Los defectos producen una tendencia intrínseca de generar rendimientos más bajos, aumentar la disparidad de la riqueza, la degradación del medio ambiente, contaminación (emisiones de gases de efecto invernadero, residuos), la presión sobre la tierra y el agua, la congestión, la alta rotación de personal, que además está más mal pagado con trabajo inestable, un general empeoramiento de las condiciones de la mano de obra y más incidencias para los residentes.

El turismo no puede funcionar fuera del contexto social de los destinos en los que tiene lugar. A medida que el modelo industrial y el turismo de masas madura y envejece, genera rendimientos decrecientes para todos los participantes. Los cada vez menores ingresos exprimen a la población residente, que a menudo tiene que pagar por los “factores externos” que fueron evitados por aquellas empresas que generaron la mayor parte del beneficio. Por otra parte, las comunidades de acogida (residentes) tienen poca influencia directa en el alcance, la naturaleza, la escala o el ritmo del desarrollo del turismo y su crecimiento.

Documental Gringo TrailsCuando el turismo era joven y de dimensiones relativamente pequeñas, estos problemas sistémicos no eran tan evidentes y podían ser ignorados. Ahora vivimos en un planeta abarrotado.

El aumento de los niveles de consumo y conectividad están colocando niveles sin precedentes de presión sobre la biosfera y se están generando enormes problemas asociados con la disparidad de la riqueza.

Es por eso que vamos a ver más historias negativas asociadas con este sector, tales como las que se exponen en la publicación de Leo Hickman The Final Call (La Última Oportunidad), en Overbooked (Sobre Reservado) de Elizabeth Becker o en películas como Gringo Trails (Senderos Gringos). Vamos también a experimentar mayor resistencia y resentimiento en lugares como Barcelona, Berlín, Dubrovnik, etc.

Anna, como fundadora de Conscious Travel, ¿cuándo y por qué estableció el proyecto, y cuáles son sus principales objetivos?

Reconozco y aplaudo el éxito del modelo de turismo de masas industrial que ha servido para crear empleo e ingresos y ha ayudado a miles de personas a salir de la pobreza en los últimos 60 años. Pero, como cualquier adolescente que desea convertirse en adulto, ahora debe despertar, crecer y ampliarse.

Wake up to reality (Despertar a la realidad) – Nada que se sirva de recursos materiales en un planeta finito puede seguir duplicando su tamaño cada 17 años de manera indefinida, sobre todo cuando se ha avanzado muy poco en la separación del crecimiento respecto a la demanda de consumo de recursos.

Grow Up (Maduración): Hay que tener el valor de admitir que el comportamiento tiene que cambiar y el turismo tiene la responsabilidad de cumplir su promesa de crear mejores destinos para todas las partes interesadas para vivir, trabajar y jugar. Esa responsabilidad significará identificar, reducir y compensar los costes reales de su actividad.

Step Up (Intensificar): Cada persona y cada comunidad de destino tiene que aceptar una mayor responsabilidad para asegurar que el turismo genera un beneficio neto positivo para la comunidad y la vida que existe en la biosfera.

Conscious Travel se formó como un blog en el año 2011 con el objetivo de comunicar la necesidad de un nivel más profundo del cambio sistémico. El blog muestra cómo dicho cambio está siendo entendido y expresado fuera del turismo, y desarrolla y apoya una red de comunidades dispuestas a hacerse responsables de su propio destino y construir una versión de turismo que es mejor y es beneficiosa para más personas. Su principal objetivo es conseguir que la gente piense más profundamente, vea el mundo con nuevas ideas y aprenda a colaborar para crear una mejor manera de ser y de hacer.

Creo firmemente que la capacidad para ajustar de forma creativa y crear nuevas formas de vida y de bienestar en armonía con las leyes de la naturaleza existe dentro de cada uno de nosotros, pero requiere una profunda reflexión, auto-honestidad y compromiso personal para aprender y crecer.

Cada destino que recibe a sus huéspedes tiene el derecho de determinar cuántos puede acomodar bien y de desarrollar métodos para expresar la hospitalidad de una manera que refleje el carácter único de cada lugar y su gente.

Los destinos no son sólo piezas de empresas inmobiliarias que pueden ser explotados por las partes para su propio beneficio y merced. Los destinos son hogares para personas que tienen la responsabilidad de su administración y su propio cuidado.

¿Cómo puede convertirse el “turismo consciente” en una alternativa viable al industrializado turismo de masas?

Las alternativas viables al turismo de masas industrializado están surgiendo en todas partes, constantemente muchas estimuladas o dirigidas por parte de los destacados entrevistados de Sustainability-Leaders.com y muchísimos más que son liderados por seres humanos que están adoptando un conjunto de objetivos diferente a los convencionales que simplemente se basan en el crecimiento.

Conscious Travel es sólo una etiqueta a un movimiento que está ocurriendo a nuestro alrededor. Nuestro papel es el de ayudar a los demás:

a). Para que vean que el cambio es necesario y posible, y sucede ahora mismo dentro y fuera de turismo y,

b). Para que desarrollen los conocimientos y el valor de tomar iniciativas por sí mismos.

Libro Emprendimiento Social en el turismo, el enfoque del Viaje Consciente, Anna PollockEn su esencia, Conscious Travel (Viajar Consciente) es una nueva forma regenerativa de ver el turismo – no como es, sino como podría ser con todo su potencial para hacer el bien libremente.

Por ejemplo, describimos ocho principios que en el futuro vamos a denominarlos los Ocho Caminos – Perspective, People, Purpose, Place, Power, Protection, Pull and Pace (Perspectiva, Personas, Objetivo, Destino, Potencia, Protección, Influencia y Ritmo).

En su esencia, la construcción de una economía realmente próspera y sostenible depende de que las partes interesadas en cualquier destino que se unan (comunidad) sepan quiénes son, lo que representan, qué tipo de turismo funciona para ellos, y luego puedan analizar y aplicar una mezcla de acciones previamente descritas que pueden ser vías para trazar su propio camino.

¿Si tuviera que empezar su viaje profesional de nuevo, sabiendo lo que sabe ahora acerca de la sostenibilidad, qué haría de manera diferente?

Mirando hacia atrás me doy cuenta de que todas mis experiencias de vida me han ayudado y han dado forma al enfoque actual de mi trabajo. Desde que lancé Viajar Consciente, la única cosa que habría hecho de otra manera habría sido escoger una empresa u organización no gubernamental para que me apoyase, ya que eso me habría dado la libertad y los recursos para desarrollar mi pensamiento y creatividad, habría significado que podría haber hecho más, y habría proporcionado un mejor canal de distribución de la información.

Muchas gracias, Anna.

Conecta con Anna Pollock en LinkedIn, Facebook y Twitter.


¿Disfrutaste de nuestra entrevista con Anna Pollock sobre su iniciativa Conscious Travel y turismo responsable? ¡Compártela!

Anna Pollock sobre Viajes Conscientes y Turismo Sostenible
Share:
Tagged on: