Carlos Sandoval, gerente del Yacutinga Lodge, Argentina

Trabajar para un turismo más sustentable y responsable no siempre es fácil. Es una labor que requiere aprendizaje, mucha perseverancia y, finalmente, se puede conseguir un gran éxito si las cosas se saben hacer bien. Este es el caso de Yacutinga Lodge y de su propietario Carlos Sandoval.

En esta entrevista, Carlos nos cuenta sobre los inicios del hotel y reserva ecológica Yacutinga Lodge, el primer eco-lodge en Argentina, sobre cómo su negocio ha evolucionado al cabo de los años y de los beneficios de tener una empresa de turismo sustentable y responsable. Unas respuestas inspiradoras que le van a hacer reflexionar.

Carlos, ¿por qué abrió en el año 2000 Yacutinga Lodge en Argentina?

Me encontraba trabajando en la República del Paraguay, desarrollando una empresa de turismo receptivo especializado en Ecoturismo y Bioturismo. En aquel momento (1997) detecté que en la zona de las Cataratas del Iguazú (frontera entre Brasil y Argentina) no existía ningún establecimiento hotelero dedicado a brindarle al huésped una experiencia real y de intenso contacto con la exuberante naturaleza que caracteriza esta zona.

Noté que existía una bellísima oportunidad, no solo referida a lo comercial sino también en lo institucional, para hacer de Yacutinga una empresa regida por modernos conceptos de sustentabilidad turística y que funcionase como emblema de responsabilidad social y protección del medio ambiente para nuestra zona de influencia.

Es decir, había encontrado el emplazamiento ideal para concretar un sueño personal y profesional.

¿Cómo ha cambiado su vida y su empresa des de entonces?

A partir del año 1998 fui dejando mis actividades en el Paraguay para mudarme a Argentina y comenzar con la construcción de Yacutinga Lodge. El lugar que seleccione para hacerlo generaba grandes desafíos debido a su lejanía de cualquier centro urbano, así como por su pristicinidad, lo que exigía una fuertísima convicción ambientalista en aras de disminuir el impacto negativo que ineludiblemente generaría la construcción del Lodge en un área de Selva cuasi intocada por el hombre.

Por estas dos razones, decidí vivir en plena Selva asumiendo muchísimas restricciones de vida. Fueron dos años conviviendo con la gente que fui seleccionando para la construcción del Lodge. Dos años de muchísimo aprendizaje personal. Para lograrlo, tuve que alejarme de mi familia e hijos, encandilado de alguna manera por la necesidad imperiosa de estar presente constantemente durante el proceso constructivo de Yacutinga Lodge y de su puesta en marcha.

Fueron dos años muy intensos los que se requirieron para construir desde la nada el Lodge. Trabajamos de sol a sol, viviendo en campamentos, al principio no había caminos ni agua potable, mucho menos luz eléctrica. Me sentí pionero en los finales del siglo 20. Aprendí muchísimo de la gente local que me acompaño en esta aventura constructiva. Observe e interprete procesos naturales que no están incluidos en los libros de biología, compartí comidas con representantes de comunidades aborígenes.

Todos ellos me enseñaron a mirar la Selva desde otro punto de vista. Fue un tiempo en el cual practicamos realmente lo más estricto de la sustentabilidad. Hablo de convivir con un ambiente prístino, volver a ser un tanto primitivo, descubrir la esencia de lo Natural, convivir con la gente local y sentirse parte del entorno natural. Como mencione, aprendí mucho y por suerte logre reflejar todas estas vivencias intensas en Yacutinga. Indudablemente ha sido uno de los capítulos más espectaculares de mi vida.

Como emprendedor, ¿cuál era su visión sobre la importancia de la sustentabilidad en el turismo cuando empezó su carrera profesional?

Comencé mi carrera turística hace muchos años atrás. Eran épocas donde nadie hablaba de sustentabilidad, de hecho recién se comenzaba a hablar de ecoturismo. Estoy hablando de los años 70. Por aquellos tiempos el concepto de sustentabilidad no existía, si bien algunas empresas turísticas y entes oficiales turísticos comenzaban a vislumbrar la altísima necesidad de regular la actividad para no agotar el recurso y fundamentalmente no impactar negativamente en el entorno social que recibía a los visitantes.

Pasaron varios años y el criterio de sustentabilidad turística se ha transformado en una necesidad conceptual para todo actor turístico, ya sea el empresario, el empleado, una institución pública, ONGs o para el mismísimo viajero.

Hoy en día, debido a la expansión demográfica y a la masividad que caracteriza al turismo del siglo XXI, es impracticable el negocio turístico sin responsabilidad. No solo por una situación de agotamiento del recurso turístico o por la enajenación cultural que potencialmente sufren las comunidades asociadas al desarrollo turístico. Sino más bien, por el hecho de ser conscientes que nuestro planeta nos brinda recursos finitos.

Por tanto, brindar un servicio turístico correctamente administrado y funcionar como concientizadores se ha transformado en un deber social, ambiental y empresarial.

Ahora a mediados del 2015, ¿qué ha cambiado?

Desde el comienzo de nuestra operación ecoturística en el año 2000 han cambiado muchísimas cosas en nuestra zona. Algunas buenas y lamentablemente muchas malas. El impacto negativo que produce la expansión de la frontera agrícola y la necesidad de consumo desmesurado indudablemente atentan contra las Áreas Naturales donde aún se refugian cadenas biológicas en buen estado de conservación. Ni que hablar de la expansión demográfica desordenada y de la penetración de modos de vida exóticos en las comunidades anfitrionas. Efectos nocivos que llevan a un proceso de empobrecimiento ambiental y a la transculturización de una sociedad.

Lo bueno es que pareciera que gran parte del empresariado turístico de la Provincia de Misiones, y particularmente el Ministerio de Turismo de la Provincia de Misiones a partir de este año, han comprendido la situación y se ha comenzado a accionar adecuadamente para revertir estas situaciones negativas.

Hemos iniciado el año 2015 con una nueva política turística a nivel regional. Es decir, estamos transitando el camino de las definiciones. Desarrollo descontrolado o desarrollo sustentable. Por tanto, se siguen cometiendo errores pero ya se comienzan a notar los aciertos. Confió plenamente en que este nuevo espíritu turístico público-empresarial lograra el equilibrio deseado y sinceramente alcancemos la sustentabilidad que nuestra actividad requiere urgentemente.

De su experiencia, ¿dónde ve las prioridades de la sustentabilidad turística?

Sé que el mayor desafío radica en lograr aplicar los conceptos de sustentabilidad turística en todos los niveles de la cadena comercial. Estos conceptos de sustentabilidad no deben ser meros enunciados pomposos y mucho menos un elemento de mercadeo.

Considero que el gran desafío radica en lograr una concientización eficaz para encontrarnos entre consumidores, prestadores y entes regulatorios, desarrollando una actividad que más allá de lo económico y comercial, realice un aporte concreto a favor de la educación ambiental y la adquisición de compromiso social.

El Turismo Sustentable debe lograr ser un sistema de concientización global dirigido a toda la población. Cuando los viajeros, los proveedores de servicios, los planificadores, los inversores, los entes oficiales y todos los actores turísticos comprendamos este rol fundamental al hacer turismo, comenzaremos a transitar realmente el camino de la sustentabilidad. Creo que es posible y por sobre todas las cosas, imperioso.

Habitacion doble en Yacutinga Lodge, Argentina

¿Por qué debería el viajero consciente visitar Argentina?

Considero que el viajero consciente debe visitar mi país, como también todos los países que pueda.

El viajero consciente más allá de disfrutar de su viaje, sabe que tiene una misión. Esta misión es la de aportar durante su viaje para que cada destino visitado refuerce su criterio de sustentabilidad.

El viajero consiente no es el resultado de una política turística adecuada llevada adelante por algún país o destino, más bien es el generador de esta política. Sin este tipo de viajero, un país, una región o un destino mal puede ofrecer sus servicios sustentables dado que no tendría el soporte económico para lograrlo.

¿De qué manera es un eco-lodge distinto a otros alojamientos?

Un eco-lodge es un establecimiento con alma. Si bien requiere ser un negocio turístico para sostener su economía no debe olvidar su compromiso con el ambiente que lo cobija y con la comunidad que lo acoge. Este compromiso debe ser plasmado en la realidad y debe brindarle al eco-lodge su propia personalidad.

Un eco-lodge debe educar turísticamente y ser beneficioso para el lugar donde se establece, es así como se genera conciencia y responsabilidad hacia el futuro.

Arquitectura organica en la entrada del Yacutinga Lodge, Argentina
Arquitectura orgánica en la entrada del Yacutinga Lodge

Cómo gerente hotelero, ¿cuáles son los beneficios de trabajar por un turismo sustentable y responsable?

Ser más feliz en mi profesión y lograr algo en la vida que sea de real valor. Me gusta que mis hijos me escuchen, me comprendan y participen de la responsabilidad hacia un mundo mejor. Más sano, más consciente y más equilibrado. El turismo sustentable no es una actividad económica o una profesión. Es simplemente un “apostolado”.

¿Por qué decidió verificar Yacutinga Lodge con Rainforest Alliance?

Yacutinga Lodge ha sido verificado por Rainforest Alliance por segundo año consecutivo.

El primer año, no podría decir que escogimos a Rainforest para ser verificados. Más bien, esta verificación inicial fue realizada por una insistente invitación por parte del Gobierno de la Provincia de Misiones a hacerlo. Fue la Subsecretaria de Ecoturismo de la Provincia de Misiones, la gestora de esta verificación inicial.

Al hacerlo, note inmediatamente los beneficios que generaba en nuestra organización. Es por ello que tomamos un segundo año de verificación con la intención de valorar internamente nuestros esfuerzos en favor de un mejor desempeño sustentable.

De hecho, la calificación alcanzada en la última verificación ha sido altísima y esto, no solo habla bien del proceder de Yacutinga Lodge y su equipo laboral, sino más bien del mismísimo proceso de verificación. El cual impulsa fuertemente a la empresa a perfeccionarse en el ámbito de la sustentabilidad.

El proceso de verificación nos ha ayudado mucho a comprender lo que es equilibrio o lujo. Ha aportado a la unión del equipo laboral de Yacutinga debido a la conquista de desafíos. Ha irradiado fuertemente el compromiso ambiental y social entre todos nosotros.

Piscina de Yacutinga Lodge, Argentina
Piscina de Yacutinga Lodge

¿Qué parte de la verificación le ha resultado más complicada? ¿y gratificante?

El proceso de verificación de Rainforest se basa en el cumplimiento de diversas metas distribuidas en tres campos de acción diferenciados. Estos campos de acción son los relacionados con la conservación ambiental, con el compromiso social y con la organización interna de la propia empresa.

Yacutinga Lodge nació como un Proyecto de Conservación Ambiental, de hecho protege 570 hectáreas de selva realizando actividades ecoturísticas de bajo impacto y promoviendo la investigación científica. Por ello, considerábamos inicialmente que debido a las acciones emprendidas en favor de la conservación ambiental, esta parte de nuestra verificación sería muy simple de cumplir.

Sorpresivamente, fue todo lo contrario debido a que los requerimientos en lo ambiental incluían conceptos que lamentablemente en nuestra zona no se manejan y por ende, se nos ha hecho cuasi imposible de lograr. Entre ellos incluyo; el control y monitoreo de emisiones de carbono, el reciclado eficiente (no solo a nivel interno de la empresa) de los pocos residuos contaminantes que genera la visita turística (pilas, por ejemplo).

Otros aspectos donde se debilita nuestra verificación son la adaptación de nuestros servicios al huésped con movilidad reducida y la priorización de compras a proveedores sustentables en la zona debido a que estos son prácticamente inexistentes. Para comprender estas limitaciones debemos entender que Yacutinga Lodge se encuentra en una zona realmente prístina y poco desarrollada.

Pero, sin lugar a dudas el desafío mayor que constantemente atenta contra nuestro buen desempeño es la falta de vocación conservacionista de nuestro Municipio. Muchas veces, nos sentimos indefensos ante eventos de furtivismo y de deprecación ambiental. Pareciera ser que a las autoridades Municipales les somos inconvenientes debido a su mentalidad cortoplacista y extractivista. Es decir, nos encontramos en un medio agresivo al medioambiente, siendo nuestra convicción ambientalista por excelencia, de allí este tipo de contraposiciones.

Colibri y bromelia en Yacutinga Lodge, Argentina
Colibri y bromelia

De todas maneras, tal lo he mencionado en esta entrevista, soy optimista. La verificación Rainforest ha comenzado a tener más fuerza a nivel provincial. Cada vez son más los establecimientos que se unen en favor de la prestación turística sustentable y que desean lograr esta verificación.

El Ministerio de Turismo de la Provincia considera este sistema de verificación como indispensable para lograr una unidad conceptual en la prestación de servicios, por ende confió que en poco tiempo, el extractivismo y los impactos negativos que se constatan en la zona se vean drásticamente disminuidos gracias a la concientización que esta verificación lleva aparejada. Esto, es sin lugar a dudas el mayor beneficio que la verificación Rainforest nos ha regalado.

¿Cuáles han sido los mayores desafíos en relación a los visitantes y operaciones?

Indudablemente el mayor desafío que hemos tenido y aún seguimos teniendo es el de superar las expectativas del huésped de Yacutinga Lodge durante su estadía con nosotros. Si bien hacemos lo imposible para lograrlo, existen factores externos que escapan a nuestro alcance, los cuales atentan contra la satisfacción del cliente.

No me detendré a comentar los varios factores que impactan negativamente en nuestra organización, dado que sería complejo y largo de explicar. Pero si mencionare uno de ellos, el cual creo es clave para lograr comprender la situación.

El turismo sustentable en nuestra zona es aún un sistema turístico innovador y no muy bien comprendido. No solo por quienes ofrecemos los servicios o por los entes oficiales, sino también por el mismo visitante. El turismo sustentable requiere una mirada distinta al vacacionar. Se trata de disfrutar nuestro ocio conscientemente y en equilibrio, respetando la cultura local e interpretando el entorno de manera vivencial. A su vez, requiere del aporte fundamental por parte del viajero en adaptarse a estos conceptos, disfrutarlos y ponerlos en valor.

En Yacutinga Lodge, muchas veces nos es complicado satisfacer a algunos huéspedes quienes creen que son viajeros sustentables pero en realidad no lo son. Su demanda de confort es abrumadora para el ambiente donde estamos inmersos y fundamentalmente para el concepto de sustentabilidad que rige mi empresa.

Vista aerea del bar en Yacutinga Lodge, Argentina
Vista aerea del bar en Yacutinga Lodge

Es así, como se hace muy claro que el turismo es un producto de consumo subjetivo. Antes de viajar, nos informamos sobre el destino a visitar, consultamos con nuestro agente de viajes predilecto, navegamos la Internet en búsqueda de mayor información y como resultado de esta investigación previa, nos hacemos una idea de nuestro plan de viaje de manera subjetiva basándonos en los comentarios de terceros. Luego al vivenciar el destino, nuestra experiencia en el lugar nos trae a la realidad. Es allí, cuando nos sentimos satisfechos o insatisfechos como clientes. Hemos dejado de lado nuestro viaje imaginado y hemos experimentado nuestro viaje real.

Este efecto generado por el acceso desmesurado a la información general y sin filtro, hace que la prestación del servicio brindado al huésped deba ser muy dinámica para lograr adaptar el producto turístico a la demanda que la subjetividad del cliente ha generado.

Por suerte, hemos aprendido de esto y hemos sabido capitalizarlo para lograr una mayor profesionalidad.

¡Muchas gracias, Carlos!

Más sobre Yacutinga Lodge aquí.


Rainforest AllianceEsta entrevista fue facilitada por la Rainforest Alliance. Desde 1987, trabaja para conservar la biodiversidad y promover medios de vida sostenible mediante la transformación de las prácticas en agricultura, prácticas empresariales y el comportamiento del consumidor.


¿Te gustó nuestra entrevista a Carlos Sandoval, gerente de Yacutinga Ecolodge en Argentina? ¡Por favor, compártela!

Entrevista con Carlos Sandoval, Yacutinga Ecolodge en Argentina
Share: