Martha Honey CRESTPrioridades futuras para el desarrollo sostenible y los orígenes del ecoturismo son dos de los temas que se trataron en nuestra entrevista con Martha Honey, co-fundadora y directora ejecutiva del Centro para el Turismo Responsable (CREST) en los Estados Unidos.

Martha, ¿Cuándo y donde comenzó su viaje personal y profesional hacia el turismo sostenible? ¿Cuándo descubrió su pasión por la sostenibilidad?

Mi interés sobre el ecoturismo y el turismo sostenible comenzó durante mis 20 años trabajando como periodista internacional, primero emplazada a Tanzania y luego a Costa Rica. Vino tanto de mi pasión por los viajes y de comprobar de primera mano la importancia de los viajes y el turismo como fuente de divisas en países en vías de desarrollo. También comprobé muchos problemas tanto sociales como ambientales causados por el turismo convencional y que, tristemente, la mayoría de los dólares del turismo no se quedan en los destinos.

Con la aparición del concepto de ecoturismo a finales de 1970 y su rápido crecimiento inicial en la década de 1990, sentí curiosidad acerca de si esta “buena idea” realmente podría traer beneficios tangibles a las comunidades y la conservación.

A mediados de la década de 1990 me dispuse a buscar e investigar de una manera más sistemática sobre el concepto de ecoturismo escribiendo un libro sobre el tema (Ecoturismo y Desarrollo Sostenible: ¿Quién es el dueño del Paraíso?, editado en 1999 y 2008).

Al principio pensé que iba a encontrar que el ecoturismo era en gran parte un truco de marketing – también denominado greenwashing o ‘lavado verde’ – pero cuanto más profundicé en mi investigación, encontré que el ecoturismo, hecho bien, tiene un gran potencial. Me convertí en una seguidora y creyente del ecoturismo – o lo que más a menudo se refieren a los viajes como responsable o sostenible.

¿Cuál era su punto de vista sobre el turismo sostenible y responsable cuando comenzó su carrera profesional?

Inicialmente cuando comencé a trabajar en el campo del turismo responsable estaba más centrada en cómo medir la sostenibilidad en los negocios turísticos. Me sentía sin herramientas claras para evaluar los impactos ambientales y sociales, de manera que las empresas de turismo podrían “salvarse” con el uso del lenguaje ‘verde’ sin poner en marcha buenas prácticas y que en última instancia pondrían en entredicho el concepto mismo de ecoturismo.

Y comencé a interesarme por los programas de certificación de turismo sostenible y de hecho en 2000 organicé lo que creo que fue la primera conferencia internacional sobre programas de certificación en turismo sostenible. Reunió a unos 20 diferentes sistemas de certificación de Europa, Asia, África y América del Norte y del Sur.

Conocida como la Conferencia de Mohonk, esta reunión fue importante en el inicio de un proceso de colaboración permanente entre estos diferentes programas de certificación y de los esfuerzos para armonizar los programas con un esquema común de criterios y procedimientos.

Este fue el comienzo de un proceso que ha llevado hoy a la creación del Consejo Global de Turismo Sostenible / Criterios (GSTC), importantes estándares que han fijado las normas en para el turismo sostenible.

¿Cómo ha cambiado su punto de vista sobre el turismo sostenible a lo largo del tiempo?

Creo que una de las cosas más fascinantes a cerca del ecoturismo/turismo sostenible es que esta siempre creciendo y experimentando e investigando en nuevas áreas.

Por ejemplo, cuando comencé mi viaje, la comida local y orgánica, el vino y la cocina no era una parte integral del turismo sostenible. Ahora son sin embargo una parte vital que incluimos dentro del concepto de turismo sostenible.

Inicialmente el ecoturismo estaba muy centrado en actividades basadas en la naturaleza, y ahora el turismo sostenible puede incluir áreas urbanas, a la vez que balnearios, barcos y pequeñas embarcaciones, granjas y un amplio espectro de actividades, atracciones y otros alojamientos.

El ecoturismo/turismo sostenible se basa en un conjunto de principios y buenas prácticas que puede hacer muchos tipos de empresas turísticas. Y la definición está en continua expansión.

Por ejemplo, mi organización promueve la filantropía ‘viajera’´- retroalimentar programas a través del cual los visitantes y empresas turísticas pueden hacer donaciones a proyectos en los destinos de acogida – como una parte fundamental de los viajes responsables. Por tanto, estoy continuamente motivada e ilusionada por tales innovaciones que abren el abanico de lo que entendemos por turismo responsable o sostenible.

Usted es fundadora y directora del Centro de Turismo Responsable (CREST): ¿Cómo empezó todo? ¿Cuáles son los objetivos del centro?

La misión de CREST es “promover políticas y prácticas de turismo responsable a nivel mundial para que las comunidades locales pueden prosperar y custodiar sus recursos culturales y la biodiversidad.” Dicho de manera concisa, definimos nuestra misión como “la transformación de la forma en que el mundo viaja.” CREST ha desarrollado 5 áreas programáticas clave:

  • Liderazgo mundial en filantropía de viajeros.
  • Establecimiento de estándares de calidad y fortalecimiento del turismo responsable.
  • Analizar los impactos de los diferentes modelos de turismo y promoción de la innovación.
  • Consultoría profesional e investigación de campo.
  • Intercambio de experiencias y liderazgo.

CREST logoCREST fue fundado en 2003 por mí y el Doctor William (Bill) Durham, profesor universitario de antropología en la Universidad de Standford. Nuestro objetivo era crear una organización dedicada a llevar a cabo rigurosas investigaciones y proyectos de campo sobre temas de vanguardia que tuvieran un efecto positivo sobre el turismo sostenible.

Algunos de estos temas vanguardistas que CREST ha trabajado son de certificación, filantropía de los viajeros, los derechos indígenas y el turismo, los impactos económicos de los diferentes tipos de turismo, el turismo costero y marino en los sectores de más rápido crecimiento de la industria del turismo y los sectores más susceptibles a cambio climático.

Bill y yo fuimos co-directores del CREST hasta que Bill se retiró de CREST en 2014. En ese momento me convertí en director ejecutivo.

Usted es una apasionada defensora de la participación de las comunidades locales en los proyectos de ecoturismo, ¿podría mencionar varios de esos buenos ejemplos de participación local?

Considero que involucrar a las comunidades locales de manera equitativa es la parte más difícil y desafiante de lo denominado “triple bottom line” o la “triple línea de base” en el enfoque de la parte ambiental, social y económica de la sostenibilidad. Y demasiados negocios basados o propietarios de un negocio turístico no pueden tener éxito.

Creo que a lo largo de los años, el ecoturismo/turismo sostenible ha hecho progresos en traer más beneficios para el medio ambiente – a través de sistemas de construcción más amigables y menos impactantes, recaudar más dinero para las áreas protegidas, etc. – y ha creado negocios económicamente exitosos.

Pero la compleja red de las relaciones sociales/culturales/comunitarias y los problemas que con mayor frecuencia se dan no son adecuadamente abordados. Estos incluyen reconocer y honrar los derechos de los pueblos indígenas, incluyendo la contratación a nivel local en puestos decisorios, el pago de salarios dignos, entre otras cuestiones.

Usted es una investigadora y académica en el campo del turismo sostenible y en el campo del ecoturismo también. ¿Qué opina sobre el futuro académico en el campo del ecoturismo? ¿Qué dirección tomará y que necesidades de cambio tiene?

Creo que es importante para los académicos entender que la investigación podrá ayudarnos a marcar la diferencia. La sostenibilidad del turismo es ahora un imperativo, sobre todo en la era del cambio climático. Hay que cambiar la forma de viajar y la forma en que opera la industria del turismo. Por lo tanto, los académicos deberían emprender conscientemente la investigación que dará las herramientas y proporcionará la evidencia necesaria para apoyar las prácticas sostenibles.

Un área clave para los investigadores es concretar los costes y beneficios económicos de diferentes tipos de turismo, ya que creo que gana más a menudo los tipos de turismo sostenibles.

Por ejemplo, la investigación de CREST ha demostrado que el turismo de crucero es mucho menos beneficioso económicamente que el turismo con una estancia prolongada y que el avistamiento del Gran Oso de Canadá en el bosque húmedo está aportando mucho más en la economía local que la caza de trofeos de los osos.

Estas cifras hablan a los responsables políticos y líderes de negocios, y por lo tanto pueden ayudar a tomar decisiones clave sobre qué tipos de turismo se debe perseguir.

Martha, usted es la autora de varios de los libros más leídos en ecoturismo tales como “Ecoturismo y Desarrollo Sostenible: ¿a quién pertenece el paraíso?” y “Ecoturismo y Certificación: poniendo los estándares a la práctica” ¿Podría contarnos más a cerca de la importancia y contribución de estos dos libros?

Ecoturismo y desarrollo sostenible A quien pertenece el paraisoMi primer libro “Who Owns Paradise?” fue un trabajo duro, pero también fascinante para mí, porque me ha ayudado a comprender el verdadero potencial del ecoturismo/turismo sostenible. Me siento muy agradecida de que también haya sido útil para muchos académicos y profesionales del turismo. Eso ha sido muy gratificante. Siento que llenó un nicho vacío, ya que ese momento no había otros libros similares.

Mi libro sobre certificación fue mucho menos inspirador de escribir/editar, pero a la vez también era muy necesario, ya que puso en común los esfuerzos para crear e implementar programas de certificación de turismo sostenible.

¿Qué dos libros relacionados con el turismo y la sostenibilidad nos recomendaría?

Dos libros que me vienen rápido a la mente son Overbooked de Elizabeth Becker y The Last Beach de Orrin Pilkey y Andrew Cooper.

Muchas gracias, Martha.

Para más información sobre CREST visita responsibletravel.org.


¿Disfrutaste de nuestra entrevista con Martha Honey del Centro de Turismo Responsable (CREST) en los Estados Unidos? Por favor, ¡comparta y difunda!

Martha Honey del Centro de Turismo Responsable CREST en los Estados Unidos
Share: