Nuria Chacon Martinez entrevista

Crear tu propia empresa siguiendo tu pasión por las ciencias ambientales no es fácil tal y como explican Nuria Chacón y Alberto González, los fundadores de STIPA, una empresa de ecoturismo y consultoría de Cuenca en el Sureste de Madrid. En esta entrevista nos cuentan como empezó todo, por qué ampliaron sus actividades hacía el ecoturismo y cuales son los mayores retos de tener una empresa de pequeño tamaño.

Aprende sobre:

  • Por qué la sostenibilidad ambiental depende de la sostenibilidad económica y social para su éxito;
  • Cómo el desarrollo de habilidades sociales conduce a una mayor resolución de conflictos donde el medioambiente está protegido;
  • Por qué las medidas de sostenibilidad deben tener una visión clara y realista para tener éxito;
  • Los desafíos de los operadores y destinos de ecoturismo.

Nuria y Alberto, ¿Cuándo empezó vuestro interés por la sostenibilidad ambiental?

Nuestro interés por la sostenibilidad ambiental empezó cuando nos decidimos a estudiar la carrera universitaria de Ciencias Ambientales. Todavía no nos conocíamos, fue después de finalizar estos estudios de grado y de posgrado cuando decidimos trabajar juntos.

Desde bien jovencitos hemos estados ligados a asociaciones conservacionistas y cuando llegamos a la Universidad comenzamos a conocer las potencialidades y debilidades de las Ciencias Ambientales como disciplina, participando en diferentes iniciativas como asociaciones ornitológicas o con el Programa Universitario de Cooperación con Nicaragua, del que todavía estamos de alguna manera vinculados.

Ahora, en 2015, ¿Qué ha cambiado de esa visión inicial?

Nuestra visión a lo largo de todos estos años ha cambiado bastante, porque no entendemos sostenibilidad ambiental sin considerar las demás dimensiones sociales y económicas. La parte social, es decir, las habilidades sociales que hay que desarrollar cuando se trabaja en proyectos ambientales, es muy importante, principalmente en lo referente a la negociación y resolución de conflictos.

A lo largo de nuestra trayectoria profesional hemos visto muchos proyectos fracasar por falta de una visión integradora y realista de la sostenibilidad.

En 2008 fundasteis STIPA como consultoría medio ambiental independiente, y en 2013 ampliasteis vuestras actividades ecoturísticas, ¿Por qué decidisteis esta ampliación y por qué en el área del ecoturismo?

Abrir esta línea de negocio nos llevó varios años, pero teníamos claro que el territorio donde teníamos establecida la consultora tenía grandes potencialidades en materia de ecoturismo. Cuenca es una provincia con numerosas áreas naturales protegidas, buenas comunicaciones y calidad en el alojamiento, pero no había ningún servicio turístico de estas características. Hablamos de un servicio de visitas guiadas en la naturaleza comprometidos con la conservación directa y el beneficio a las comunidades.

Nosotros no teníamos previamente formación turística así que fue todo un reto personal y profesional. Y este reto con el tiempo es bastante similar a otras empresas ecoturísticas en España, que generalmente se crean por profesionales con formación en medio ambiente pero sin formación y/o experiencia en turismo.

De todos estos años trabajando en STIPA, ¿De qué logros profesionales os sentís más orgullosos?

Uno de los trabajos en los que más hemos aprendido fue durante varios años participar en el Diseño del Programa de Seguimiento de la Red de Reservas de Biosfera españolas, así como trabajos realizados para la Red de Parques Nacionales en el contexto de sus programas de seguimiento ecológico y social. Con esos trabajos recorrimos todas las Reservas de la Biosfera españolas y analizamos al detalle su configuración y funcionamiento, tanto en terreno como en oficina. Aprendimos mucho sobre metodologías sociales de estudio y el bagaje que conlleva visitar y hablar con técnicos a nivel nacional.

Más recientemente y en materia de ecoturismo, estamos inmersos en el grupo que coordina la 2ª Edición del Grus grus Festival, en la Laguna de El Hito (Cuenca). Un evento que pretende promocionar Cuenca y Castilla-La Mancha como destino de naturaleza, aprovechando uno de los eventos de la naturaleza más señalados del invierno, las grullas.

¿Qué ventajas percibís de estar ubicados en Cuenca, y no en una ciudad-capital como Madrid?

Una estrategia de turismo sostenible debería favorecer el crear un tejido económico y social que reparta los beneficios del turismo por todo el territorio. En este sentido, no podemos olvidar que Cuenca es una provincia que actualmente tiene un grave problema de despoblación que aún se acentúa más en las áreas de mayor valor natural (su Serranía). Es por ello que modestas iniciativas como la nuestra están contribuyendo a poner una piedrecita en el freno a esta tendencia, creando puestos de trabajo y aportando recursos a gente local de estas zonas tan deprimidas (hosteleros, artesanos, etc.).

Cuenca es una ciudad declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por lo que al atractivo de la ciudad como destino cultural de relevancia internacional tenemos que unirlo a su gran potencial ecoturístico por el medio natural que la rodea.

La propia declaración de la UNESCO incluye el hermoso entorno natural que rodea a la ciudad. Además, existe una conexión muy buena con ciudades más turísticas como es el caso de Madrid o Valencia, a menos de dos horas en carretera y también en transporte público (incluyendo tren de alta velocidad), debiendo aprovechar esta oportunidad de modo más eficiente en el futuro. Fomentamos también el llegar en transporte público a la ciudad con estas buenas conexiones dentro de nuestra política ambiental con diferentes ofertas para los usuarios.

¿Cuál es el desafío más grande de trabajar en el turismo sostenible con una empresa de pequeño tamaño como STIPA?

Actualmente estamos trabajando 3 personas en STIPA, es decir que somos una empresa de pequeño tamaño. Preferimos consolidar estos puestos de trabajo y dotarlos de condiciones justas antes de crecer por crecer, un turismo sostenible requiere buenas condiciones laborales.

Debido a la pequeña dimensión de nuestra empresa tenemos que realizar distintas tareas dentro de la oficina, excursiones, proyectos de consultoría… y todo esto conciliarlo con la vida familiar. Este es uno de nuestros grandes desafíos.

Otro reto principal (al igual que muchas empresas similares a la nuestra) es el poder atraer a un público extranjero que desconoce los valores naturales de nuestra región y que pensamos que disfrutarían con nuestras excursiones, puesto que en algunos de sus países se tiene una cultura de disfrute de la naturaleza más consolidada que en el caso del turista nacional (aunque la tendencia está cambiando).

Llevamos 3 años trabajando como proveedores locales de excursiones y hemos podido analizar tanto tendencias estadísticas en la región como el perfil del turista que realiza nuestras excursiones. De esta experiencia hemos podido analizar cuáles serían nuestros mercados objetivos y en estos momentos estamos en plena fase comercial de nuestros servicios.

¿Qué es el ECOCAM y de qué manera estáis relacionados?

Desde hace un año y medio, venimos trabajando empresas de toda la región para poner en marcha la Asociación Regional de Ecoturismo de Castilla-La Mancha (ECOCAM). Creemos que fomentar el tejido asociativo de empresas de ecoturismo en la región es clave para mejorar nuestros servicios y nuestra capacidad de consolidación. En el contexto de un mundo globalizado e hipercompetitivo, el trabajo en red y colaborativo son aspectos clave para ser viables.

Hasta el momento nos hemos centrado en sentar las bases teóricas y éticas de la asociación, elaborando un código ético (basado en documentos de referencia elaborados por la UNWTO o TIES por ejemplo).

Entre las acciones que tenemos marcadas para nuestra agenda para el futuro próximo se encuentran:

  • Elaborar un manual de buenas prácticas.
  • Diseñar un Plan de Marketing y de Comunicación.
  • Establecer líneas de colaboración con diferentes agentes públicos y privados que marcan las estrategias del turismo en la región, para intentar incluir el ecoturismo en ellas.
  • Participar en eventos de diferente categoría como ferias.

Nuestra empresa participa activamente en esta joven asociación y está incluida en un grupo interno de trabajo centrado en la comunicación.

¿Cuál es la mejor manera de medir el éxito de las iniciativas que promueven la sostenibilidad turística?

Desde nuestro punto de vista, la mejor manera de medir el éxito de las iniciativas es midiendo el estado de la percepción social de la población y agentes implicados en el turismo.

Cuando en una sociedad ha calado el significado de la sostenibilidad aplicada al turismo y es consciente del valor que supone la conservación del patrimonio natural-cultural, podríamos decir que es un indicador del éxito de una iniciativa.

En España se percibe muy bien en las islas que tienen una trayectoria en ese sentido, como por ejemplo Menorca o El Hierro. A cualquier persona que preguntes te habla de sostenibilidad, de recursos limitados, de la presión del turismo, esté o no a favor de las políticas que se lleven, pero conocen el contexto.

¿Qué consejo profesional le daríais a los recién graduados que se quieren dedicar al campo del turismo sostenible?

Bajo nuestra humilde opinión, aconsejaríamos compaginar formación en marketing, turismo y medio ambiente.

Independientemente de la formación, se requiere mucha perseverancia, seriedad y profesionalidad para hacerse un hueco y un reconocimiento en el nivel territorial que abarque el negocio, y eso lleva un tiempo por lo que hay que ser muy paciente y contabilizar en el plan de negocio ese periodo de asentamiento.

Y qué decir tiene que viajar y vivir diferentes tipos de experiencias es fundamental para tener una visión amplia y global del mundo en el que vivimos y del papel que tiene el turismo en él.

¿Vuestro libro favorito relacionado con el turismo sostenible en 2014/2015?

Uno de los libros elegidos para este año ha sido Taking Responsibility for Tourism de Harold Goodwin. Este libro trata de la necesidad global y vital de la realización de un turismo sostenible. Es un reto muy importante para los que organizan y venden viajes y servicios turísticos, y también para los usuarios de esta industria.

El libro nos parece una “lectura obligada” para cualquier persona con un interés en el debate del turismo responsable y, sobre todo, un interés en el futuro del propio turismo. Asimismo, nos parece que el autor es una persona muy relevante a nivel internacional en materia de turismo responsable.

Muchas gracias, Nuria y Alberto.

Conecta con Núria Chacón en LinkedIn or aprende más sobre STIPA aquí.


¿Te gustó nuestra entrevista a Nuria y Alberto de STIPA, sobre ecoturismo en Cuenca, España? ¡Por favor, compártela!

Buy Trazodone
buy Flomax No Prescription
buy Aciphex No Prescription
buy Lipitor online

Nuria Chacón Martínez sobre Ecoturismo en Cuenca, España
Share: