Peter Richards ha pasado gran parte de su vida profesional trabajando para el desarrollo de productos turísticos en Tailandia y en Birmania. En esta entrevista comparte con nosotros su experiencia, triunfos y frustraciones y nos cuenta qué ingredientes son los necesarios para crear un producto turístico con base comunitaria (CBT). Como experto en el fomento de relaciones exitosas en el conjunto de las múltiples partes interesadas, nos explica cómo crear un partenariado que incluya diferentes filosofías políticas y barreras culturales para crear productos de turismo comunitario que sean verdaderamente beneficiosos para todos los involucrados

Peter es también autor de MAKE IT COUNT, una nueva publicación realizada por la fundación británica The Travel Foundation y la Universidad de Leeds Beckett con consejos sobre cómo los tour operadores pueden ampliar las ventas de productos de turismo sostenible.

Aprende sobre:

  • Cómo la forma de vida de las comunidades rurales en Tailandia inspiraron a Peter a dedicar su vida a los viajes responsables;
  • Cómo la cooperación entre múltiples actores ayudó a desarrollar un turismo en Birmania a través de iniciativas de turismo comunitario;
  • Los mayores retos a los que se enfrenta para desarrollar el turismo comunitario y cómo superarlos;
  • La clave para gestionar con éxito proyectos de desarrollo turístico con múltiples interesados.

Peter, tu primer contacto con el concepto de turismo sostenible fue a través de tu trabajo como Coordinador de Turismo Responsable en Intrepid Travel para el Sudeste de Asia (2000-2002). ¿Cuáles fueron tus impresiones iniciales?

Antes de trabajar con Intrepid, trabajé durante varios años como profesor de inglés en zonas rurales localizadas a 20 kilómetros de las afueras de Chiang Mai, Tailandia. Yo vivía allí en la escuela. Después de la escuela, la mayoría de los profesores volvían a sus casas.

Al principio, me sentía bastante solo en el campus de la escuela. Sin embargo, el personal local de la escuela (cocineros, limpiadores, jardineros, comenzaron a notar que yo estaba interesado en la vida del pueblo). Así que me acogieron y me invitaron a varias celebraciones, como fiestas de inauguración de casas, festividades en templos, etc.

Cuando me uní a Intrepid como líder de tours, estaba ansioso de compartir esta parte sencilla y acogedora de Tailandia, muy lejos de los clichés de este destino “farolillos rojos y luna llena”. Intrepid era una de las primeras operadoras que llevaban a cabo una política de turismo responsable. Esto fue la razón clave por la que yo solicité unirme a la compañía. Y pensé “Sí, Intrepid quiere compartir la misma Tailandia que yo”.

Peter Richards trabajando en Intrepid
Peter Richards trabajando en Intrepid Travel

En ese tiempo, muchos líderes de tours trabajaban en el SE de Asia. La mayoría de ellos aman los países donde trabajan y apreciaban enormemente a los locales que íbamos conociendo.

Turismo responsable era algo muy inmediato y práctico para nosotros. Queríamos solventar problemas muy concretos que veíamos y percibíamos, tales como niños en la escuela sin libros o zapatos o aldeanos “de las montañas” sin mantas en invierno. También nos tomábamos el “comportamiento irresponsable” de los turistas de una manera muy personal.

Bajo el liderazgo de Jane Crouch, de Intrepid Turismo Responsable (RT), los coordinadores comenzaron a investigar más, haciendo consultas a organizaciones locales e internacionales y apoyando iniciativas que se estaban desarrollando sistemáticamente. Por lo que Intrepid RT comenzó a tener en ese momento mucho más impacto.

Personalmente, mis principales logros como Coordinador de Turismo Responsable fue desarrollar una forma de comunicarse con las tribus de las colinas de manera que los guías pudieran ayudar a los viajeros a comunicarse con los locales durante las excursiones de trekking. Viajeros de todo el mundo buscaban experiencias auténticas y locales. Por otro lado, los locales muy a menudo estaban interesados en conocer a los viajeros. Éstos son algo sensibles y susceptibles en cómo los guías presentan sus culturas. Sin embargo, no es raro que los guías profesionales interpreten la vida local en nombre de los miembros de la comunidad, en lugar de facilitar activamente el intercambio cultural.

Estas experiencias despertaron mi interés con el turismo comunitario (CBT). El turismo con base comunitaria prepara a las comunidades locales receptoras a acoger a los visitantes en sus propios términos y condiciones y con su propio estilo de vida.

En tu opinión, ¿cómo ha cambiado o se ha desarrollado el turismo sostenible en los últimos 15 años?

Creo que el turismo sostenible ha cambiado mucho y para mejor.

El enfoque del turismo sostenible ha pasado de ser exclusivo a proyectos de ecoturismo y turismo comunitario a pequeña escala, que se definen explícitamente como una alternativa al turismo de masas, a un enfoque mucho más amplio sobre cómo hacer todos los tipos y escalas de turismo más sostenibles y responsables.

Tanto las propias compañías y organizaciones de apoyo están aplicando la sostenibilidad de una manera más sistemática y estratégica, desde la oficina hasta el terreno. Una gran variedad de recursos y herramientas han sido desarrolladas para ayudar a negocios de diferente envergadura a alcanzar sus metas en materia de sostenibilidad.

Disponemos ahora de mejores herramientas para gestionar los impactos negativos del turismo de masas (por ejemplo, mejorando la gestión del agua o reduciendo el consumo de agua y energía), y motivando a los grandes tour operadores, hoteles, restaurantes, etc., a contribuir dentro de sus posibilidades a cumplir la premisa del Turismo Responsable: “mejores lugares para vivir y mejores lugares para visitar”.

Por ejemplo, a través de la compra de productos locales, ofreciendo trabajo con condiciones dignas y bienestar de la población, un robusto sistema de responsabilidad social corporativa, etc.

Peter Richards, viaje de familiarización en Mae Hong Son
Viaje de familiarización en Mae Hong Son.

Mientras tanto, muchos de los que trabajamos en turismo comunitario y ecoturismo hemos aprendido mucho del pasado, en base a nuestros éxitos y fracasos. El Turismo Comunitario ha tenido claros detractores y críticas cuando los proyectos han fallado o han tenido malos resultados.

En algunos casos, los proyectos iniciados por ONGs se encontraban demasiado alejados de los centros y flujos turísticos para atraer a los visitantes. En otros casos, los equipos de proyecto no habían proporcionado a los miembros de la comunidad/población local habilidades empresariales para administrar sus empresas o crear con el mercado una conexión viable.

Las iniciativas del sector privado también se ven afectadas por diversos obstáculos cuando el personal carece de experiencia para movilizar o capacitar a los miembros de la comunidad, mediar en conflictos, administrar los beneficios del turismo de manera transparente, etc.

Las ONGs han pasado del activismo al compromiso estratégico con la industria y los gobiernos. Al mismo tiempo, los negocios turísticos y gobiernos han comenzado a estar más interesados en el turismo sostenible y en el beneficio a las comunidades locales, y mucho más abiertos en trabajar con las ONGs.

Ahora, a través de Asia, podemos observar muchos ejemplos de un buen diseño de experiencia ecoturística y de turismo comunitario en asociación con tour operadores bajo el soporte técnico de trabajadores sociales. Un buen ejemplo de asociacionismo y partenariado es entre Peak DMC y Action Aid en Myaing, Birmania.

Creo que existe un importante rol a largo plazo, organizaciones comprometidas, las cuales facilitan a los grupos de interés cooperación a través del asociacionismo y los proyectos pilotos. En Reino Unido, The Travel Foundation ha realizado un magnífico trabajo implicando de forma masiva tour operadores a financiar proyectos pilotos en los que existe un beneficio a la comunidad rural y en el medio ambiente.

CBT-I (Tailandia) e INDECON (Indonesia) han trabajado durante 20 años creando oportunidades en la población local, colaborando directamente, beneficiándose y ejerciendo influencia sobre el movimiento del desarrollo turístico.

A un nivel regional, Wild Asia ha realizado una importante contribución a través de sus premios anuales de Turismo Responsable, basado en los criterios de Global Sustainable Tourism Criteria (GSTC) que celebra ya su décimo aniversario este año.

Comparado con hace 15 años, tenemos ahora un conocimiento mucho más profundo sobre la necesidad de trabajar juntos, y que hay que hacer para alcanzar un escenario de sostenibilidad.

Quizás el reto más importante para nuestro futuro inmediato es cómo añadir más valor en el marketing del turismo sostenible con el fin de incentivar y reconocer a los proveedores que llevan a cabo prácticas sostenibles.

Rutas de trekking en Pan Pet, Kayah State (Birmania)
Rutas de trekking en Pan Pet, Kayah State (Birmania).

Después de más de una década trabajando en el desarrollo de un turismo sostenible en Tailandia, comenzaste a trabajar en Mayo de 2015 como Consultor de Desarrollo Turístico Cultural y Acceso a Mercados para el Centro Internacional del Comercio en Birmania. ¿Qué le atrajo a este proyecto, y de qué trata?

Kayah es uno de los estados más pequeños de Birmania, situado en una colina, en la parte Este del país. Es una zona fascinante, habitada por nueve grupos étnicos, que tejen un tapiz de medios de vida, lenguas, creencias, costumbres, trajes tradicionales y cocinas en todo el Estado.

Kayah ha estado cerrado a los visitantes durante más de 50 años, debido a un feroz conflicto con el gobierno militar y entre grupos étnicos armados. Durante la última década, estos grupos han ido pasando gradualmente del conflicto a una mayor confianza, cooperación y paz.

La capital del estado, Loikaw, ahora recibe casi todos los días vuelos desde Yangon por Air KBZ y Birmania National Airlines, y también los viajeros pueden tomar un barco turístico desde Nyaungshwe/Lago Inle a Pekong.

Hay muchas esperanzas de que el turismo sea un motor para el desarrollo socio-económico y como un proceso multiescala y de varios actores con el potencial de fomentar la confianza, el asociacionismo y la paz.

El proyecto de Turismo Inclusivo del Fondo de Crédito de los Países Bajos (NTF) en Birmania es una asociación entre el Gobierno de los Países Bajos, los Ministerios de Hoteles y Turismo y Comercio de Birmania, y el Centro de Comercio Internacional (ITC).

NTF III tiene como objetivo “mejorar la competitividad comercial del sector turístico en el estado de Kayah, integrando a los productores y proveedores de servicios locales en las cadenas de valor del turismo, ayudando a los operadores turísticos de Birmania a desarrollar tours culturales inclusivos y promover Kayah en los mercados internacionales”.

El proyecto es realmente emocionante, porque es un conjunto integrado de acciones estratégicas en muchos puntos diferentes a lo largo de las cadenas de suministro de turismo: desde las comunidades locales a los mercados de alto valor. Se incluyen actividades como la formación a nivel local, comunidades étnicas minoritarias y pequeños productores de comida y artesanía para desarrollar, gestionar y operar actividades turísticas divertidas, interactivas y culturales; ligando a estas experiencias y productos con operadores locales y guías en la capital del estado de Loikaw; comercializando los nuevos tours a tour-operadores en Yangon; y construyendo la capacidad de estos operadores turísticos de Yangon para comercializar con éxito y responsabilidad la oferta a los operadores turísticos de la UE.

El proyecto también está apoyando una campaña nacional y estatal de branding destino y la capacitación de socios del sector público y asociaciones de turismo de Birmania. ¡Es muy ambicioso!

Potjana Suanri (Directora Formación de TailandCBT-I) y yo estamos trabajando con el equipo local de ITC para movilizar y entrenar a los miembros de la comunidad, desarrollar tours culturales basados en la comunidad y prestar ayuda a los tour operadores en Loikaw y Yangon para su comercialización y marketing. Visualizamos este proyecto como una oportunidad para compartir dos décadas de experiencias en Tailandia con nuestros vecinos en Birmania, para ayudar a construir algo basado en buenas prácticas y huyendo de los fallos del pasado.

También es un privilegio poder trabajar con personas de Kayan (cuello largo) para desarrollar programas de intercambio cultural respetuosos, que esperamos sean un claro contraste con la triste situación de “zoológico humano” a la que los refugiados Kayan tuvieron que enfrentarse en Tailandia durante muchos años.

Lo más inspirador es formar a más de 20 jóvenes, profesionales y estudiantes de Kayah, a través de divisiones étnicas, para trabajar en equipo y convertirse en entrenadores de CBT para que puedan replicar las lecciones aprendidas después de que el proyecto termine.

Peter en Pan Pet Kayah
Peter en Pan Pet Kayah

Birmania ha abierto muy recientemente sus puertas al turismo, pero está rápidamente poniéndose al día de otros destinos vecinos como Tailandia y Laos. ¿Qué entidades públicas y privadas están promoviendo sostenibilidad en el desarrollo del turismo en el país?

En general, es un momento muy inspirador para trabajar en Birmania. Muchos grupos de interés ligados al turismo están  comprometidos a contribuir al desarrollo nacional. La gente está deseosa de compartir sus vidas y culturas con el mundo. Sin embargo, también existe preocupación acerca de cómo el rápido crecimiento del turismo puede afectar las culturas y modos de vida tradicionales y el medio ambiente.

El gobierno de  Birmania ha hecho muchas cosas bien. Como resultado de un cohesionado equipo de trabajo entre organizaciones nacionales, internacionales, los beneficios a la comunidad y el turismo responsable están ahora integrados en las políticas de turismo de Birmania.

La primera reforma en el sector turístico se inició en 2011. Una asociación con la Fundación Hans Seidel (Alemania) condujo a la Declaración de Turismo Responsable Nay Pyi Taw (2012). Posteriormente, un ambicioso proceso de talleres y consultas tuvo lugar para informar sobre la Política de Turismo Responsable de Birmania (2012).

Otros de los primeros hitos fueron la Política de Participación Comunitaria en Turismo y un excelente folleto sobre Qué Hacer y Qué No Hacer desarrollado por Turismo Transparente.

Desde entonces, ha habido un incremento considerable del número de iniciativas de turismo en Birmania. Las asociaciones del sector privado, incluido la Asociación Unida de Viajes de Birmania (UMTA) y la Federación de Turismo de Birmania (MFT) están colaborando en proyectos internacionales. Ellos están animando a sus miembros para que asistan a procesos de formación, workshops, etc., organizados por partners internacionales de cooperación al desarrollo como CBI, ITC, GIZ y UK AID.

SST Tours, uno de los primeros pioneros en ecoturismo de Birmania, y una reciente Red de la CBT de Birmania, también organizan debates regulares para compartir conocimientos sobre el turismo sostenible. Muchos operadores turísticos individuales también están activos, uniéndose a viajes de familiarización (FAM trips) y organizando sus propias encuestas.

Inicialmente, se adoptó un enfoque cauteloso para la apertura de las comunidades locales al turismo. Se iniciaron seis proyectos piloto de “participación comunitaria en el turismo” (CIT) de los cuales el proyecto ITC es uno de ellos. En 2015, la NLD consiguió un éxito aplastante. El actual Ministro de Hoteles y Turismo (MOHT), U Ohn Muang, apoya fuertemente el turismo sostenible y comunitario. La TCC se incluye ahora como una estrategia clave bajo el Plan de 100 Días del MOHT.

Personalmente, creo que la decisión de comenzar con sólo 6 destinos fué inteligente, ya que las partes interesadas ahora pueden aprender y aplicar lecciones de seis modelos diferentes de acuerdo a lo que mejor se adapte a su contexto.

Para aquellos interesados en aprender más, hay recursos muy interesantes online en Turismo Transparente  y la Facultad de Innovación Empresarial (BIF). Otra innovación interesante es la reciente creación del Instituto de Turismo Responsable de Birmania (MRTI). Y, si deseáis seguir el desarrollo paso a paso del turismo cultural basado en la comunidad en Kayah, son bienvenidos a unirse al grupo Kayah Inclusive Tourism en Facebook.

Capacitación de Gerentes de Operaciones de Productos

¿Cuál es el mayor reto a enfrentarse cuando se desarrollan productos basados en turismo cultural comunitario?

Un gran desafío general es que el desarrollo exitoso del CBT requiere un equilibrio entre el desarrollo de la comunidad y las habilidades en materia turística. Debido a que el desarrollo de la comunidad y el turismo son disciplinas diferentes y requieren de carreras profesionales diferentes, los equipos que desarrollan este turismo comunitario a menudo carecen de uno u otro. Como resultado, puede haber grandes “lagunas de conocimiento” que causan que los proyectos fallen o no funcionen.

Los miembros del equipo con bagaje profesional turístico se centrarán en productos y mercados. Se darán cuenta si una comunidad está bien ubicada, cerca o en la ruta entre centros o puntos de interés turístico. Tendrán suficiente experiencia para conocer o percibir si una comunidad es lo suficientemente honesta como para competir, o sólo “un bonito y agradable lugar” pero donde la comunidad no se va a implicar. Estos profesionales verán oportunidades para el desarrollo de productos innovadores y tienen las habilidades y los contactos para conseguir lanzar productos CBT al mercado.

Por otro lado, la dimensión social del CBT lo hace diferente de la mayoría de los demás productos. CBT es generalmente administrado y operado por un club de turismo del mismo pueblo o comunidad, a veces trabajando en asociación con un operador turístico. Los roles pueden incluir coordinadores, guías comunitarios, cocineros, proveedores de transporte, expertos artesanos o músicos. El trabajo es a menudo compartido entre miembros activos de la comunidad a través de diferentes sistemas como el de las rotaciones de funciones. Un porcentaje de los ingresos puede ser contribuido a un fondo comunitario que se utiliza para financiar diversas iniciativas de desarrollo y conservación de la comunidad local, garantizando una mayor difusión de los beneficios.

Para que esto tenga éxito, las personas necesitan trabajar juntas como un equipo.

Los factores cruciales de éxito para este tipo de turismo, que no son obvios inmediatamente, incluyen ¿cómo trabajan las personas de manera conjunta? ¿Cuánto confían las personas unas a las otras? Incluso si un pueblo es excepcionalmente hermoso, la CBT fracasará si los miembros de la comunidad desconfían seriamente de sus líderes o de los demás. Por otro lado, la población local puede estar demasiado ocupada o incluso desinteresada para desarrollar el turismo. ¿Cómo podemos detectarlo?

Sus trabajadores sociales deben invertir suficiente tiempo y energía para ganar confianza. Necesitan habilidades para realizar un estudio de la comunidad que sea lo suficientemente detallado para identificar potenciales ocultos para desarrollar las experiencias culturales y las debilidades ocultas entre las personas. Necesitan ayudar a los miembros de la comunidad a entender el turismo y por qué los turistas quieren visitar su pueblo. Tienen que ayudar a encontrar un equilibrio entre los aspectos de la vida local de la comunidad y a la vez  que los miembros de la comunidad se sientan orgullosos y cómodos para compartir con los huéspedes las actividades y servicios reales que los operadores turísticos y los turistas estarán interesados en comprar. Deben identificar quién está interesado, disponible y preparado para asumir la responsabilidad cuando las reservas se hacen y los turistas comienzan a llegar.

Peter Richards facilitando

¿Tres consejos a una persona que se va a iniciar en turismo cultural comunitario?

La persona que más me enseñó sobre CBT es Potjana Suansri, fundadora del Instituto de Turismo Comunitario de Tailandia. Para Potjana, CBT es principalmente un proceso de educación para adultos. La gente local puede desarrollar una amplia gama de habilidades transferibles, ganar ingresos adicionales y compartir sus formas de vida. Basándome en su observación, y mis propias experiencias, yo diría:

Primero es el respeto. Incluso si su iniciativa apunta explícitamente a la “mitigación de la pobreza”, nunca des a los miembros de la comunidad la impresión de que los consideras pobres. CBT tiene éxito cuando la gente local es dueña y responsable de los programas y que se sienten orgullosos, cómodos y seguros para ofrecer a los visitantes. Las relaciones de trabajo exitosas, donde todas las partes toman su peso y asumen responsabilidades, se basan en el respeto mutuo. La gente sabe cuándo son respetados. Por lo tanto, toma tiempo para conocer a la gente. Muestra interés sincero en sus vidas, y muestra confianza en sus capacidades. Apóyalos con las habilidades necesarias para realizar el trabajo (por ejemplo, interpretación, cocinar, tomar y confirmar reservas, contabilidad simple).

En segundo lugar, no subestimar la cantidad de tiempo que puede llevar el construir las habilidades de los miembros de la comunidad para dar la bienvenida a los turistas y ofrecer una gran experiencia. Los entrenamientos y periodos de formación cortos no son suficientes. Las formas efectivas de desarrollar habilidades incluyen viajes de estudio a destinos con CBT implantados y funcionando, entrenamientos (por ejemplo, alojamiento, higiene, guía, contabilidad), acompañamiento de seguimiento y ayuda a los miembros de la comunidad a reflexionar sobre la experiencia y mejora. Por ejemplo, alentar a los miembros de la comunidad a reflexionar sobre las experiencias de acogida de las familias, a diferencia de los estudiantes o viajeros mayores. ¿Cómo son los visitantes diferentes? ¿Cómo se deben adaptar los niveles de desafío físico o la complejidad de la interpretación a diferentes edades, niveles de aptitud, etc.?

Por último, pero no menos importante, no hay turismo sin turistas. Si trabajas en una comunidad (ONG, consultor, académico, etc.), a continuación contacta con operadores turísticos y guías turísticos e invítalos a unirse a las actividades de desarrollo CBT desde el principio. Esto dará a los operadores turísticos la oportunidad de conocer a los miembros de la comunidad, crear confianza, comenzar a construir relaciones y proporcionar algunos comentarios sobre el desarrollo de productos. Un paso clave es la formación de guías turísticos profesionales para trabajar en equipo con los guías de la comunidad local. Los guías turísticos profesionales están acostumbrados a ser un “servicio de ventanilla única” para los turistas y cubrir sus necesidades. Puede ser algo no intuitivo, el compartir el punto de mira con guías de la comunidad local. Sin embargo, para que CBT tenga éxito, los miembros de la comunidad necesitan espacio para aprender de la experiencia, incluyendo cometer errores.

Trabajadora social tailandesa capacita a coordinadores comunitarios en contabilidad
Trabajadora social tailandesa y pionera de la CBT, Potjana Suansri, capacita a coordinadores comunitarios en contabilidad.

Conseguir que los operadores turísticos, agencias gubernamentales y las comunidades locales se unan para desarrollar y promover el turismo sostenible no es poca cosa, sin embargo, lo has conseguido con éxito en varias ocasiones. ¿Cuáles fueron los principales retos para fomentar esta cooperación entre múltiples entidades y grupos interesados?

La mayoría de los proyectos en los que he trabajado han tenido como objetivo desarrollar y comercializar nuevas experiencias de turismo local y sostenible. La cooperación de múltiples actores a lo largo de las cadenas de suministro de turismo internacional es un esfuerzo en equipo. Es crucial examinar exhaustivamente a los interesados, a lo largo de la cadena, de extremo a extremo. Y tratar de asegurarse de que tiene suficiente gente y recursos para comprometerse con cada grupo. Tener suficientes recursos para trabajar desde el campo hasta el mercado nunca es fácil.

Un factor clave del éxito es facilitar un espacio de encuentro donde las partes interesadas estén abiertas a escuchar y probar cosas nuevas. Esto no es fácil, especialmente si se trata de personas con mucho bagaje y experiencia previa. También es muy difícil en situaciones formales (como grandes reuniones) donde la gente se siente expuesta y está más a la defensiva.

La gente a menudo está más predispuesta a escuchar y participar voluntariamente si han compartido experiencias positivas juntas. La organización de un viaje de estudio o un FAM trip puede ser una gran manera de alejar a la gente de un ambiente formal, y conseguir que se establezcan relaciones y se rompa el hielo.

La celebración de talleres, actividades en grupos pequeños que mezclan a los participantes entre diferentes grupos de interés y requieren discusión y cooperación son muy útiles para que la gente aprenda a escuchar y participar. También es bueno hacer que la gente trabaje junta en algo práctico, rápido, en lugar de perder el tiempo en puntos de desencuentro que puedan existir desde un inicio. En 2010, cuando CBT-I (trabajadores sociales) trabajó en asociación con la Asociación Tailandesa de Turismo de Ecoturismo y Aventura (tour operadores) iniciamos el proyecto con muchas opiniones opuestas.

En las aldeas, las diferencias de poder y de estatus social significan que los actores externos a menudo subestiman seriamente el potencial de los miembros de la comunidad de ser “socios” en vez de simplemente “productos.” Esta situación puede mejorarse construyendo una comunidad de miembros que confíen y que tengan habilidades para comunicarse, negociar y cooperar con los grupos de interés externos a la comunidad. Nuestro equipo ha desarrollado un sistema simple de entrenamiento de guías basado en el trinomio: Seguridad, Historias, Servicio. También llevamos a cabo una capacitación conjunta con miembros de la comunidad y operadores turísticos y guías, para que estos interesados tengan muchas oportunidades de trabajar juntos y desarrolle el trabajo en equipo.

Como facilitador, a menudo me encuentro ayudando a negociar un compromiso viable entre las demandas de los operadores turísticos y las comunidades. Trato de ayudar a los interesados a tener empatía con los roles y limitaciones de cada uno. Las comunidades necesitan entender: ¿Quiénes son los turistas? ¿De dónde son? ¿Por qué viajan? ¿Por qué están interesados en visitar un pueblo? ¿Cuáles son los impactos positivos y negativos del turismo? ¿Qué tipo de compromiso implica el CBT?

Sin embargo, también tengo presente que, aunque esperamos que el turismo sea una oportunidad para los miembros de la comunidad, no podemos suponer que lo sea siempre. El CBT requiere tiempo y esfuerzo. Los operadores turísticos también deben ser flexibles a la realidad de la vida en las aldeas rurales. Si es necesario, el proyecto tiene que reducir la velocidad y el desarrollo al ritmo de la misma aldea. Entonces, mi trabajo es explicar claramente a los operadores turísticos o donantes por qué esto tiene que suceder, ¡esperando a que escuchen!

Muchas gracias, Peter.

Descárgate una copia de la última guía de Peter “Make It Count” aquí, o conecta con Peter Richards en LinkedIn.


¿Te gustó nuestra entrevista con Peter Richards sobre turismo comunitario en Tailandia y Birmania? ¡Por favor, compártela!

Peter Richards sobre Turismo Comunitario y Responsable en Birmania y Tailandia
Share:
Tagged on: