Salli Felton entrevista

Hoy conocemos a Salli Felton, Directora Ejecutiva de la Travel Foundation, una organización sin ánimo de lucro independiente que pone en común iniciativas del sector público, privado y tercer sector para desarrollar soluciones prácticas que maximicen los beneficios y minimicen los impactos negativos del turismo en destino.

Salli – bióloga ambiental formada originalmente de Australia – forma parte de una nueva generación de líderes de ONG que priorizan la colaboración, en lugar de condena, para el desarrollo de trabajos hacia un turismo más sostenible.

Aprende sobre:

  • Lo que llevó a Salli Felton al mundo de la sostenibilidad;
  • Cómo su visión sobre el turismo sostenible ha cambiado con el tiempo;
  • Por qué decidió liderar la Travel Foundation, y la visión de la organización;
  • Donde ve los principales desafíos para viajes y turismo sostenibles;
  • La mejor forma de medir el éxito de las iniciativas de sostenibilidad.

Salli, ¿Cuándo descubrió su pasión por los viajes y la sostenibilidad?

Siempre ha sido una parte de mi psique. Habiendo crecido en Australia, mis primeras vacaciones las pasé en familia practicando senderismo, disfrutando de paseos en barco y viajando por el país en una caravana.

Acampábamos en promontorios costeros idílicos, explorábamos ríos salvajes y escarpes rocosos, buscábamos la vida silvestre y nos mezclábamos con los lugareños, llevándonos a casa recuerdos impresionantes de formas completamente diferentes de vida.

La parte de sostenibilidad fue llegando de forma natural, la idea de dejar esos especiales lugares en una situación ligeramente peor de como estaban, como resultado de mis acciones, era inimaginable. Ya de niña sólo quería encontrar maneras para que mi visita pudiera enriquecerlos y que otros tuvieran la misma experiencia.

Cuando vine al Reino Unido en 2008, me pareció el momento idóneo para combinar las dos pasiones de mi vida – los viajes y la sostenibilidad – y enfocar mi carrera profesional en el turismo sostenible.

Trabajando por BAA en Heathrow, adquirí conocimientos sobre aviación y handling aeroportuario, mientras que mi tiempo en Virgin Holidays me dio una mayor apreciación de cómo funciona un operador turístico internacional. También fue donde tuve mi primer contacto con The Travel Foundation.

¿Cómo ha ido cambiando con el tiempo su visión del turismo sostenible?

Nunca fui viajera de paquetes de vacaciones, así que mis inquietudes iniciales de turismo sostenible surgieron de mi propia experiencia en viajes independientes a lugares salvajes y remotos, a los que sólo un pequeño número de personas podría tener acceso y conocer.

A medida que el ecoturismo comenzó a crecer lo interpreté como una buena solución para el creciente número de visitantes, pero en cuanto viajé fuera de Australia, rápidamente me di cuenta que sólo englobaba un tipo de destino y de turista. Y a veces no encajaban en absoluto.

Veinte años después, han cambiado muchas cosas. Hay más un billón de movimientos de turistas al año y el turismo se ha convertido en la industria más grande y de más rápido crecimiento en el mundo. Como resultado, la necesidad de gestionar el turismo sostenible se ha ampliado en gran medida y mi trabajo en The Travel Foundation me ha permitido poner el enfoque donde siento que se producen los mayores impactos – en el turismo convencional.

Si el turismo convencional puede devolver a los destinos más de lo que se lleva, entonces estamos en el buen camino para asegurar que todos estos especiales lugares están protegidos.

¿Sus principales puntos de vista como líder en el campo del turismo sostenible?

Si hubiera ganado una libra cada vez que he escuchado de organizaciones del sector público, de profesionales de sostenibilidad y de las ONG, que conseguir la colaboración con el sector privado ayudaría los objetivos del proyecto, sería una mujer muy rica.

Nuestro mundo no es blanco o negro y no es sólo el sector privado magnánimo y maléfico que crea los problemas que vemos hoy en día. Lo hacemos juntos – en todos los sectores.

Creo firmemente que tenemos que encontrar maneras de trabajar en colaboración y fomentar lo que el sector privado mejor sabe hacer – impulsar la implementación de soluciones. Este es el modelo que estamos desarrollando en nuestro trabajo en The Travel Foundation y, hasta el momento, se está demostrando un gran éxito – para empresas, gobiernos, la población local y los turistas.

¿Cree que ha cambiado en los últimos años la conciencia de turismo sostenible? ¿Es de la opinión de que la sostenibilidad se ha convertido en algo convencional?

Creo que la sostenibilidad como una preocupación global se puede considerar corriente principal – es una parte aceptada de la vida pública y empresarial que va siéndolo cada vez más, por cada año que pasa.

De todas formas, aunque la concienciación entorno al turismo sostenible ha aumentado sin duda en los últimos años, no creo que se haya convertido en algo convencional todavía.

Hasta que los agentes del turismo más integrados pueden evaluar y comprender los impactos del turismo en un destino (económicos, ambientales y sociales), es imposible planificar el desarrollo del turismo de forma sostenible.

El hecho de esperar a que la demanda aumente antes de actuar no debería ser una alternativa, porque si los agentes del turismo no logran controlar el impacto de sus actividades, se arriesgan a destruir el producto que los sostiene.

Es importante destacar que la investigación de mercados también sugiere que, si bien la demanda de consumo de vacaciones sostenibles podría no ser siempre obvia, hay una visión clara por parte del cliente de que las empresas no van a vender las vacaciones que impactan negativamente en los destinos.

¿Por qué decidió dirigir The Travel Foundation? ¿Cuál es su visión para los próximos años?

Desde el momento en que conocí por primera vez The Travel Foundation me sentí atraída por su único modelo de operaciones que pretendía cambiar las prácticas de la industria turística a partir de la de caridad.

Mientras que los modelos teóricos pueden ser importantes, me considero una persona pragmática que le gusta poner la teoría en práctica y encontrar soluciones a pruebas en el mundo real. Esta visión se plasma en el corazón del trabajo de The Travel Foundation.

Trabajé como Jefe de Programas para la organización durante un par de años en el desarrollo de alianzas existentes en destino y en el establecimiento de nuevos programas de trabajo, hasta que tuve la suerte de ser seleccionada como Directora Ejecutiva en 2014.

Mi visión ahora es impulsar la agenda del turismo sostenible en destinos aglutinando todos los agentes turísticos para que puedan entender mejor los impactos del turismo y las barreras para el cambio.

¿De qué logros de la Travel Foundation está más orgullosa?

Si tuviera que elegir un logro del que estoy más orgullosa sería el hecho de liderar The Travel Foundation en la transición a través de la construcción de una nueva estrategia para el futuro. Esto ha incluido tener una mirada objetiva a lo que hemos logrado en el pasado – lo bueno, lo malo y lo feo, y la planificación de un nuevo curso sobre la base de la industria cambiante en que trabajamos.

Ahora estamos preparados para embarcarnos en la siguiente fase de nuestro viaje con una nueva visión. Será un reto, como siempre lo es, pero estoy entusiasmada de pensar en lo que podemos lograr a continuación.

¿Dónde ve usted los principales retos de la sostenibilidad en los viajes y el turismo?

Hay una falta de conocimiento en torno a la incidencia real que el turismo está teniendo en los destinos y la incapacidad de gestionar estos impactos de una manera positiva y proactiva. Sin embargo, si se aborda, este reto se convierte en una oportunidad.

Otro desafío clave es que el turismo es una industria global, aún fragmentada, con numerosos grupos de interés en todos los sectores. Sin un marco internacional aceptado o un modelo formal de operación, y sin una “posesión” específica del turismo, se hace difícil atribuir responsabilidades a las partes implicadas.

Sin embargo, si existen los medios para aunar los intereses de estos actores, el reto puede ser compartido y se pueden crear soluciones mutuamente beneficiosas.

¿Cuál es la mejor manera de medir la sostenibilidad en los viajes y el turismo?

Si la respuesta a esta pregunta fuera conocida y compartida, creo que el compromiso con en el turismo sostenible sería mucho mayor. De momento, el número de turistas parece seguir siendo la medida clave del éxito en localidades. Sin embargo, estas cifras no dicen nada sobre el impacto que el turismo está teniendo en ese destino.

Cuánto gasta un turista durante sus vacaciones es otra medida común, sin embargo, esto no nos dice nada acerca de dónde va el dinero.

Si no nos centramos en la medición de los impactos del turismo (tanto positivos como negativos) ya no volveremos a tener una idea clara de si puede ser sostenible.

Dicho esto, la medición de todos los impactos del turismo en un destino es potencialmente compleja y costosa. Así que tal vez se trata de dar pequeños pasos para iniciar la identificación de las medidas que realmente importan a un destino – las presiones ambientales, las ambiciones de la comunidad – y centrarse en ellos como punto de partida.

Muchas gracias, Salli.

Conecta con Salli Felton en LinkedIn. Más sobre la Travel Foundation aquí.

Traducido por nuestra colaboradora Gemma Sagué.


¿Te gustó nuestra entrevista con Salli Felton, Directora Ejecutiva, The Travel Foundation? ¡Por favor, compártela!

Salli Felton sobre Cómo la Travel Foundation Facilita un Turismo Más Sostenible
Share: